APRENDIZAJE COLABORATIVO

lunes, 11 de abril de 2011

DESVENTAJAS DEL APRENDIZAJE COLABORATIVO


Si bien es cierto que el aprendizaje colaborativo tiene muchas ventajas y posibilidades frente a otros enfoques metodológicos, su aplicación en los procesos de formación a distancia requiere tener en cuenta una serie de factores que pueden influir positiva o negativamente.
Cualquier profesor que se decida a desarrollar estrategias colaborativas en sus cursos debería considerar los siguientes aspectos:
  • La “construcción y organización de los grupos”, es un punto clave, debemos asegurarnos de que los participantes no sólo desarrollen las actitudes y valores adecuados para el trabajo colaborativo, sino que también reconozcan y tengan en cuenta sus propios procesos internos. Es conveniente garantizar un periodo de adaptación y habituación a la dinámica en grupos. Los participantes deben adquirir seguridad y autonomía en su funcionamiento.
    • En la conformación de los equipos se ha notado que su funcionamietno es más adecuado cuando se combinan estudiantes de diferentes características. Para esto el tutor puede organizar diferentes actividades o diagnósticos para evaluar a los participantes y conformar a los grupos de acuerdo a los resultados. Otra manera de hacerlo es dejarlo al azar o mediante actividades competitivas no diagnósticas. A final de cuentas lo menos recomendable es dejar que los alumnos formen sus equipos ellos mismos, simplemente por fomentar la interrelación de grupos de trabajo diferentes y/o complementarios a sus grupos de socialización.
    • Se recomienda trabajar con equipos pequeños, pudiendo estar estos entre los tres y cinco participantes.
    • El trabajo del tutor consiste en la dirección del curso, es quien orientará y reorintará el trabajo para cumplir con los objetivos del curso. Su papel es ser un facilitador del ambiente adecuado para que los estudiantes logren el aprendizaje. Otro factor importante es el acompañamiento, y con esto la estimulación y retroalimentación a sus estudiantes. Una labor interesante cosiste en hacer ver y lograr la valoración -por todos los participante- de la calidad de las aportaciones de cada uno y de su rol específico, haciendo énfasis esn el trabajo de cada quien para lograr el éxito del equipo.
  • Puede que el tutor plantee la metodología de su curso basándose en el aprendizaje colaborativo, es decir, proponiendo a los participantes actividades a realizar en equipo. Sin embargo, acostumbrado a dirigir y controlar su trabajo, se convierta en una actividad demasiado directiva bien porque el tutor estructure en exceso el tipo de tareas o bien porque intervenga con demasiada frecuencia en la organización interna del grupo. Por un lado, se resta autonomía al grupo y por otro, los participantes pueden llegar a percibir que no se confía en ellos y que se valora poco el trabajo colaborativo. Es conveniente dar pautas de organización y tareas en un principio, tratando de dar una autonomía progresiva al grupo de aprendizaje.
  • La función del docente queda enmarcada en dar las pautas de organización y tareas tratando de que los participantes adquieran una autonomía progresiva al grupo de aprendizaje. Hay situaciones en las que el docente pueda optar porque los participantes, sean quienes generen sus propias funciones y normas internas para trabajar. Para garantizar el funcionamiento eficaz y la participación de todos los miembros del grupo es conveniente establecer roles específicos dentro del grupo, de manera que se distribuyan equitativamente las tareas y todos cumplan un papel importante en el equipo.
  • El aprendizaje colaborativo exige la realización de “actividades de alto nivel cognitivo”: a)buscar y evaluar información, b)tomar decisiones, c)relacionar ideas, d)hacer críticas constructivas, e)aplicar conocimientos, f)analizar y sintetizar, y otras. Como tutor debe asegurar de que todos los miembros del grupo participen y poniendo en práctica todas sus estrategias de aprendizaje.
  • El trabajo en grupo colaborativo supone un “ritmo de aprendizaje” diferente al aprendizaje individual. A la hora de temporalizar un curso basado en estrategias metodológicas colaborativas no sólo debemos tener en cuenta la dificultad de las actividades propuestas, sino también el tiempo que cada grupo necesita para organizarse, tomar decisiones y llegar a acuerdos.
  • Otra cuestión, no menos significativa, es el proceso de seguimiento y evaluación de estos trabajos, que, en algunos casos, pueden ocasionar cierta dificultad. Surgen así distintos interrogantes: ¿Cómo medimos el resultado de trabajo? ¿Cómo sabemos que los miembros del grupo están trabajando? Como ya hemos expresado, el rol de coordinación del docente se puede extender en la etapa de evaluación. Necesita realizar un seguimiento, control y supervisión del trabajo de los grupos, por lo tanto, se debe poner énfasis en la observación de las presentaciones o sesiones y el progreso hacia el logro de un objetivo en común con la colaboración de cada uno de los integrantes del grupo (chat, foros y listas de distribución). Se recomienda la utilización de medios tecnológicos para llevar a cabo un registro de las actividades individuales y del grupo. El uso del e-mail, sesiones de chat o programas informáticos de aprendizaje pueden ser utilizados para comunicar el progreso, planes y decisiones del profesor. También es usual, para verificar el proceso de los alumnos y/o el grupo según el plan de trabajo programado, solicitar la entrega de informes periódicos. Esto permite la evaluación de cada una de las unidades y la cooperación de los integrantes, o si el docente lo estima oportuno, no tendrá más que recorrer las diferentes documentaciones que se han elaborado.
  • El trabajar en grupos colaborativos heterogéneos significa atender de forma positiva la diversidad, así pues el tutor tendrá especial cuidado en evitar posibles prejuicios y estereotipos hacia los participantes y entre ellos mismos. En muchas ocasiones, y de manera inconsciente, transmitimos en nuestros comentarios y valoraciones de su trabajo expectativas negativas hacia determinadas personas, lo que influye negativamente en su participación y motivación respecto al grupo y a la tarea a realizar. Es conveniente valorar la aportación de todos los miembros del grupo y animar a pedir ayuda a los demás cuando se necesite.
  • El trabajo en grupo colaborativo supone un ritmo de aprendizaje diferente al aprendizaje individual. A la hora de temporalizar un curso basado en estrategias metodológicas colaborativas no sólo deberemos tener en cuenta la dificultad de las actividades propuestas, sino también el tiempo que cada grupo necesita para organizarse, tomar decisiones y llegar a acuerdos. Además cada grupo puede llevar un ritmo de trabajo diferente, por lo que deberemos ser flexibles cuando establezcamos un calendario de fechas límite para presentar las tareas. Sin obviar esta flexibilidad, hay que decir que es conveniente tener previsto este calendario para facilitar también la organización interna de los grupos.
  • Al organizar los equipos se debe de tomar en cuenta el tiempo que los alumnos dedican a otras materias que están cursando simultáneamente y no forzarlos demasiado, esto se puede hacer reuniéndose con los otros profesores para ver que actividades están desarrollando con el grupo, tratando de establecer el calendario de trabajo en las fechas en que no haya períodos de exámenes y cuando los profesores de las otras materias no estén demandando demasiado tiempo a los estudiantes. Con esto se logrará que los estudiantes estén más tranquilos y puedan hacer el trabajo colaborativo más eficiente.
Otros aspectos a tomar en cuenta para las desventajas del aprendizaje colaborativo son los siguientes:
1.-La influencia de la educación tradicional pues el aprendiz puede confundirse entre identificar las buenas prácticas de cada uno de los 2 paradigmas de aprendizaje. 
2.-La auto percepción de los maestros sobre su competencia y capacidad para utilizar estrategias de aprendizaje activo 
3.-La incomodidad, ansiedad y resistencia al cambio; por ejemplo, hay veces el temor a ser criticado por enseñar en formas no tradicionales y como se indica párrafos arriba el temor por parte del maestro a perder el control y a no cubrir el material 
4.-Riesgo de que los estudiantes no participen , no utilicen destrezas de pensamiento en dinámicas de grupo o aprendan el contenido
Todos las desventajas, obstáculos, barreras y riesgos pueden ser sobrepasados exitosamente a través de la planificación cuidadosa en el aprendizaje colaborativo. Y otro aspecto importante a considerar es que no es lo mismo "conocer el camino que recorrerlo" y que en la experiencia encontraremos maneras de superar los obstáculos, así es que ¡Manos a la obra!

JULIO VARGAS, ANA GALLARDO